Todos estamos acostumbrados a ver colocar las persianas en la parte exterior de las ventanas. Pero, ¿sabías que hay algunas excepciones? Para saber cuándo deben situarse en cada zona, continúa leyendo este artículo.

Razones por las que colocar las persianas por fuera o dentro

Una vez la persiana está en la cara exterior de las ventanas, cumple mejor con la función de aislar del calor que proviene de la luz solar. Sobre todo, este es un punto importante en los meses de verano en los cuales se persigue mantener la casa fresca.

Además, tal y como se aprecia en la imagen, las persianas colocadas en el exterior tienen más posibilidades de sufrir los diferentes fenómenos atmosféricos como la lluvia, el viento o el granizo. Pero eso también significa que están protegiendo los vidrios de las ventanas, quizá el elemento más frágil de la fachada.

persianas por dentro

¿ Como evitar que las persianas golpeen con el viento ?

En cambio, si la vivienda está ubicada en una zona con rachas de viento muy fuertes, es preferible que estas estén en el interior. Y hay otras ventajas.

Por ejemplo, si la persiana está en el interior (algo poco común), se pierde menos calor durante la época de invierno. ¿Por qué hacemos esta afirmación? Cabe recordar que las persianas cuentan con un cajón donde queda la persiana recogida. En el caso de las que quedan fuera, conecta el exterior con el interior, lo que conlleva pérdidas de temperatura.

¿Dónde está ubicada la vivienda donde deseas colocar persianas? ¿Cuál es el clima de esa zona? Dependiendo de la respuesta a esas preguntas, será mejor una opción u otra.

No obstante, lo más común en Barcelona y sus alrededores es situar las ventanas en el exterior. Si deseas saber cuánto costaría la instalación de las mismas, contacta directamente con nosotros.

Formulario de contacto