El molesto estruendo de las persianas metálicas bajando de golpe puede alterar la tranquilidad de tu hogar o negocio.  

Además del ruido, este problema puede ocasionar daños en las propias persianas e incluso lesiones si alguien se encuentra cerca en ese momento. 

En este post, te explicaremos las causas más comunes de este problema, cómo diagnosticarlo y solucionarlo, además de darte algunos consejos para su mantenimiento preventivo. Toma nota.  

 

Diagnóstico y soluciones comunes 

  • Frenos desgastados o rotos. Los frenos son los encargados de controlar la velocidad de descenso de las persianas. Si están desgastados o rotos, las persianas bajarán sin control. 
  • Poleas desalineadas o dañadas. Las poleas guían el cable o la cinta que sube y baja las persianas. Si están desalineadas o dañadas, las persianas pueden atascarse o bajar de golpe. 
  • Cable o cinta desgastados o rotos. El cable o la cinta son los que transmiten la fuerza para subir y bajar las persianas. Si están desgastados o rotos, las persianas no podrán funcionar correctamente. 
  • Problemas con el motor. En el caso de persianas motorizadas, un problema con el motor puede provocar que bajen de golpe. 

 

Paso a paso: reparando el mecanismo de descenso   

  • Identifica el problema. Observa cómo bajan las persianas y escucha si hay algún ruido extraño. 
  • Revisa los frenos. Si los frenos están desgastados o rotos, deberás reemplazarlos. 
  • Comprueba las poleas. Asegúrate de que las poleas estén alineadas y en buen estado. Si es necesario, reemplázalas. 
  • Inspecciona el cable o la cinta. Si el cable o la cinta están desgastados o rotos, deberás reemplazarlos. 
  • Revisa el motor (solo persianas motorizadas). Si detectas algún problema con el motor, es mejor consultar con un profesional. 

 

Mantenimiento preventivo para persianas metálicas 

  • Lubricación regular. Lubrica las partes móviles de las persianas, al menos una vez al año. 
  • Limpieza periódica. Limpia las lamas y el mecanismo de las persianas con un paño húmedo para eliminar el polvo y la suciedad. 
  • Revisión por expertos. Se recomienda que un profesional revise las persianas al menos una vez cada dos años para detectar y prevenir problemas. 

 

Cambios y mejoras en el sistema de persianas 

  • Instalación de amortiguadores. Los amortiguadores son dispositivos que se instalan en el mecanismo de descenso para controlar la velocidad de las persianas y evitar que bajen de golpe. 
  • Cambio a un sistema motorizado. Las persianas motorizadas ofrecen mayor comodidad y control, y pueden ser programadas para bajar suavemente. 
  • Automatización del sistema. La domótica permite controlar las persianas a distancia y programar su apertura y cierre, lo que puede además ayudarte a conseguir un mayor ahorro energético. 

 

Cuándo reemplazar tus persianas metálicas 

Si tus persianas son muy antiguas o están en mal estado general, es posible que sea necesario reemplazarlas. 

Cuenta con Persianas Gemar, tu especialista en reparación e instalación de persianas, si tus persianas metálicas bajan de golpe, o, tienes cualquier otra avería o necesidad de atención profesional para tus persianas.  

Formulario de contacto